Cargas peligrosas en Brasil

Comenzó a regir a partir de hoy, la nueva normativa sobre el transporte de sustancias peligrosas en Brasil.

La nueva legislación para el transporte de productos peligrosos comenzó a regir hoy en Brasil. La resolución nº 5.232 de la ANTT (Agencia Nacional de Transportes Terrestres) presenta las prescripciones más actualizadas relacionadas con el embalaje, la señalización, la operación de transporte, el transporte en cantidad limitada, entre otros aspectos.
En total, se hicieron ocho actualizaciones, entre las cuales, la modificación de la descripción del producto en el documento fiscal, como el número ONU, serie establecida por la Organización de las Naciones Unidas, que identifica y proporciona información sobre los productos o mezclas químicas.
Según el coordinador sustituto de Fiscalización Especial de la ANTT, Andrei Rodrigues, entre los cambios respecto de la resolución anterior (420/2004), están la inclusión de elementos considerados peligrosos. “La industria química ha creado nuevos productos que no figuran en la resolución más antigua”, explicó.
Destacó que el nuevo texto está de acuerdo con el Orange Book, que trata de las principales recomendaciones de la ONU para ese tipo de transporte. Andrei resalta, también, nuevas exigencias sobre envases y alteraciones en nomenclaturas.
En el caso de que se produzca un cambio en la calidad de los productos, se debe tener en cuenta que, en la mayoría de los casos, es clara al establecer una multa para el dador que emita carga en desacuerdo con la reglamentación y para el transportista que la acepte.
“Será necesario estar atento principalmente a los envases y a la parte de la documentación. Por ejemplo, la resolución anterior tenía cierta flexibilidad para algunas informaciones que figuran en la factura. Ahora, el formato es rígido y debe ser seguido “, agregó.
Se considera producto peligroso todo aquel que representa riesgo a la salud de las personas, al medio ambiente o la seguridad pública, sea encontrado en la naturaleza o producido por cualquier proceso.
Por eso, en Brasil, el desplazamiento de ese tipo de carga debe atender a reglas específicas, fijadas por la ANTT, según destacó la Asociación Nacional de Transporte de Cargas y Logística de ese país.