El fin de una época

En vísperas del lanzamiento de la Nueva Generación de Camiones Scania, se cerró la línea de montaje de los P,G y R, con la fabricación del último vehículo de la serie del mundo.

Con la salida de un R450 6×2 Streamline en color blanco de la línea de montaje de São Bernardo do Campo (São Paulo, Brasil), Scania cerró el ciclo global de producción de la Serie PGR, antes de la salida de producción de la Nueva Generación de Camiones, que llegarán a la Argentina en abril.
“Esta despedida ocurre en la cumbre de la madurez de un producto que en los últimos diez años ha consolidado nuestra marca en el liderazgo del mercado en la región”, dijo Christopher Podgorski, Presidente y CEO de Scania Latin America y agregó: “Fue con esta serie que consolidamos el sistema modular Scania. Nos ha permitido ajustar las especificaciones para cada tipo de aplicación, aumentando la eficiencia y la rentabilidad”.
En todo el mundo, fueron producidos cerca de 800.000 camiones de la Serie PGR, de los cuales 208.817 salieron de la fábrica brasileña y, de esos, unos 19.500 fueron vendidos en la Argentina.
Diseñado para proporcionar la mejor performance en términos de ahorro de combustible, seguridad y confort para el conductor, la Serie P, G y R destacó la calidad Scania desde su ingeniería, en el desarrollo de la solución para los clientes, pasando por la fabricación de un producto impecable, con resultados en el día a día de la operación.
“El primer PGR que compramos fue un G420, hace cinco años, estábamos todos muy entusiasmados porque era un cambio total con respecto a la marca que teníamos”, recrdó María Eugenia Prado, directora de Transporte Fríos del Norte S.R.L., empresa argentina dedicada al transporte de cargas refrigeradas, con sede en Tucumán.
Aseguró que “la serie PGR mejoró el rendimiento de la flota, sobre todo en el consumo de combustible. Este producto es sinónimo de evolución para nuestra empresa ya que nos permitió volver a la marca y fue un antes y un después, no sólo por lo noble que es el camión en cuanto a su funcionamiento, sino por la posibilidad de construir una relación con Scania”.
“A la hora de decidir una compra, no sólo evaluamos el camión, sino todo lo que hay detrás. El concesionario de Scania Argentina nos hace sentir parte de su familia y eso nos hace fieles a la marca”, finalizó Prado.