Industria 4.0, un futuro inalámbrico

FPT Industrial presentó en Turín un concepto sobre lo que imagina que será el motor del futuro. Ejes en los productos sostenibles y conectados.


La industria necesita un cambio de paradigma. Esa frase constituye un acuerdo sobre el gran desafío que tienen los sectores público y privados para arribar de la mejor manera posible a las demandas que plantea el presente y el futuro. FPT Industrial levantó el guante de ese reto global y lo hizo tema central de su Tech Day 2018, en noviembre pasado, en la planta de CNH Industrial, en la ciudad de Turín, Italia.
“Crecer a pasos agigantados” es una medida de tiempo que ya parece quedar chica a los tiempos que corren. Hoy, los cambios son tan rápidos que nada puede dejarse para el día siguiente. “Lo que cambió fue la velocidad en la innovación”, afirmó Annalisa Stupenengo, presidente de FPT Industrial a Info Transporte & Logística y, a partir de ahí, destacó, es la “conectividad lo que modificará la producción y el mantenimiento, para siempre”.
Según la directiva, la revolución hacia una industria 4.0 “es más fácil ahora que antes” y “va a romper barreras entre las distintas áreas de competencia” del sector. A partir de una lógica de economía circular y la sustentabilidad integrada a todos los procesos, desde FPT Industrial apuntan a reducir las emisiones de carbono en la producción y en la logística.
“Del futuro esperamos una transición hacia nuevas formas de energía”, dijo Stupenengo, aunque advirtió que la transición hacia esa meta será compleja.
Los mensajes de los especialistas que expusieron durante la jornada se enfocaron en la necesidad de reducir aún más las emisiones industriales, mientras que señalaron que los referentes de esta nueva era tecnológica plantean cuál es el equilibrio entre el desarrollo y el medioambiente. El rol que tienen y que seguirán jugando el gas natural, las aplicaciones eléctricas o las pilas de hidrógeno serán fundamentales en el futuro.
Por eso, la ejecutiva no cree en que las soluciones tecnológicas se reducirán a una sola variante, sino que habrá varias posibilidades, con características que responderán a diferentes necesidades. “El escenario que veo es diverso, con muchas alternativas en cohexistencia y que ofrece a los clientes la libertad de elegir”, afirmó.

“Amigable”
En línea con los nuevos panoramas que se abren para las industrias, durante el encuentro, FPT Industrial presentó Cursor X. Se trata de un concepto de fuente de energía 4.0 y se caracteriza por ser multienergético, modular, útil para diversas aplicaciones y consciente. En palabras de Stupenengo, “no es exactamente un lanzamiento, sino la forma que le hemos dado a nuestra idea de futuro, aunque no significa que el producto pueda ser fabricado así”. Al respecto, comentó que en ciertas ocasiones es mejor explicar una visión con algo palpable y que no quede en algo abstracto.
Por su parte, Pierpaolo Biffali, jefe de Ingeniería de Producto de la firma, especificó que el Cursor X cuenta con la opción de estar conectado pero también de ser inalámbrico. “Al no tener los cables que rodean a los motores, se brinda un aspecto más limpio, puro y sostenible, o sea, un motor amigable”. Otra cualidad es que “ya no tiene necesidad de capot y se lo pude adaptar al resto de las estructuras del camión”.
El proyecto incluye a Latinoamérica y, por lo pronto, no plantea diferencias de desarrollo con otros países, aunque hay que tener en cuenta que el reglamento sobre emisiones es diferente. En la Argentina FPT Industrial equipa a los vehículos Iveco, que desde su terminal en Córdoba la automotriz abastece no sólo al mercado local, sino también a otros países de la región.
El Cursor X fue ideado por el área de Desarrollo de Producto y el Centro de Diseño de CNH Industrial. Durante el Tech Day 2018, se hizo hincapié en la posibilidad de adecuarse a distintas funcionalidades, ya sea mediante combustión interna con gas natural, generación eléctrica de celdas de combustible a base de hidrógeno o energía almacenada en baterías.
El concepto de fuente de energía podría tener el mismo tamaño que un motor de combustión interna, con una arquitectura modular que facilite el ensamblado, la integración del vehículo, el servicio y la escalabilidad total.
A su vez, está diseñado para abastecer energía para tracción, sistemas auxiliares, equipos y tomas de fuerza para todo tipo de vehículo o máquina industrial; desde camionetas de repartos hasta autobuses; desde topadoras pequeñas hasta excavadoras de orugas; desde tractores específicos hasta cosechadoras.
Por otra parte, puede estar informado sobre su estado, proyectar futuras tendencias a través de la exploración de la inteligencia artificial e interactuar con una sala de control externa.

Momento de transición
Los avances de la industria 4.0 también plantean una serie de interrogantes sobre lo que ocurrirá con el empleo de los operarios de la actividad. En opinión de Stupenengo, no debería haber temor de lo que suceda con las fuentes laborales del sector fabril, porque “la transición no será de un día a otro, como tampoco desaparecerá de un día a otro el motor que utilizamos ahora”.
“La idea del 4.0 es la de ayudar a las personas. No creo que proponga menos empleo. La gente aprenderá a hacer otro tipo de cosas. En ese sentido, estamos desarrollando diversos aprendizajes”, dijo la directiva. Al respecto, mencionó que la compañía está incorporando profesionales del ámbito académico con diferentes conocimientos para que el personal se actualice y se adapte a las nuevas tecnologías.