Un robot con tecnología de conducción autónoma

Ford está utilizando un robot para entregar piezas en las líneas de montaje de su planta de Valencia.

Un pequeño robot desarrollado por Ford comenzó a mostrar las posibilidades de la tecnología de conducción autónoma en una planta en Europa, con la que libera hasta 40 horas de trabajo diarias, lo que permite a los operarios dedicarse a tareas más complejas.
Apodado “Survival” por su capacidad de adaptación al entorno, el robot que utiliza la tecnología autónoma de los próximos vehículos de Ford, entrega piezas de repuesto en la planta de fabricación de Ford en Almussafes (Valencia), esquivando obstáculos imprevistos y modificando su ruta o deteniéndose cuando es necesario.

Desarrollado íntegramente por ingenieros de Ford, es el primero de su clase que se utiliza en instalaciones europeas de la compañía.
La entrega de piezas de repuesto y material de soldadura a las diferentes estaciones de la planta de Body & Stamping es un elemento fundamental para mantener la producción de modelos como
Kuga, Mondeo y S-MAX en marcha. Para los operarios de Ford, sin embargo, se trata de una tarea repetitiva que exige mucho tiempo. El robot no reemplaza a empleados humanos, pero puede ahorrar hasta 40 horas de trabajo diarias, lo que permite a los operarios utilizar su tiempo en tareas más complejas.
El robot está equipado con un estante automatizado con 17 ranuras para alojar materiales de diferentes pesos y tamaños. Para evitar errores, la apertura y cierre de estas ranuras está automatizada, lo que significa que los operarios de cada área sólo tienen acceso a los materiales que les han sido asignados.
El gerente de Ingeniería del área de Body & Stamping de la moderna planta Ford en Valencia, donde se está probando el robot, Eduardo García Magraner, explicó: “Lo programamos para que aprenda todo mapa de la planta. Esto, junto con los sensores con los que está equipado, hace que no necesite ninguna ayuda externa para circular”.
“Cuando empezaron las pruebas, los operarios se quedaban viéndolo pasar, como si estuviesen en una película de ciencia-ficción. Ahora siguen con sus trabajos sabiendo que el robot es lo suficientemente inteligente como para trabajar a su alrededor”, dijo y agregó que estuvo en prueba “durante casi un año y ha funcionado impecablemente. Se ha convertido en un miembro muy valioso del equipo”.
“Survival” es uno de los numerosos robots inteligentes empleados en las instalaciones europeas de Ford, incluyendo el “Robutt” y los co-bots. El robot autopropulsado utiliza tecnología LiDAR
(Light Detection and Ranging) para visualizar su entorno, una tecnología que también se utiliza en los prototipos de vehículos autónomos de Ford.