De Córdoba a Bahía Blanca, por agua

El Gobierno Nacional reafirmó la propuesta de construir un canal que una el centro del país con el Atlántico.

La propuesta de construir un canal navegable entre Córdoba y Bahía Blanca fue relanzada esta semana por el Gobierno Nacional, durante el seminario “Canal Continental: una estrategia de desarrollo para la Argentina”, que se llevó a cabo en el Puerto de esa ciudad bonaerense, en el que participó el secretario de Infraestructura y Política Hídrica de la Nación, Pablo Bereciartua.
El canal, cuyos estudios previos fueron financiados por el Gobierno de Holanda, recorrería 635 kilómetros entre Arroyito (en Córdoba) y Catriló (en La Pampa), donde se instalaría un nodo intermodal o puerto seco, para que las cargas que arriben en barcazas sean trasladadas a trenes hasta el puerto de Bahía Blanca, unos 300 kilómetros al sur.
El canal, alternativo a la Hidrovía del Paraná, tendría un ancho en el fondo de 23 metros, una profundidad mínima de cuatro metros y una máxima de cinco, permitiendo la circulación de convoyes de dos barcazas con un remolcador, uno en cada sentido, con 2.260 toneladas de porte neto por convoy. Cada barcaza tendrá unos 52 metros de largo por ocho de ancho y podrá transportar una carga equivalente a la de 42 camiones.
En la presentación que se realizó en el puerto de Ingeniero White, Bereciartúa aseguró que el Gobierno Nacional llegó a la conclusión de que “para que funcione el centro del país, que está muy lejos de Atlántico, hay que crear una red de drenaje, de manera tal que se vinculen un conjunto de bajos que ya existen”.
Agregó que la obra “implicará el crecimiento de la población, la radicación de empresas, la generación de clusters de innovación y biotecnología en ese corredor”, lo que lo convertiría en “palanca de desarrollo regional vinculando la zona con los mercados, y por eso es que hemos elegido para el canal la cota 135 arriba del nivel del mar”.
Según el Gobierno la primera etapa entre Córdoba y Catriló puede ser llevada adelante en tres o cuatro años, lo que ya alcanzaría para despachar parte de la producción por una vía navegable alternativa al Paraná.
Se construirán dos reservorios de llanura para acumular los excesos de agua y generar riego y se previeron dos obras de toma: una sobre el río Segundo, en Arroyito, y otra sobre el Tercero, en Bell Ville. También incluirá dos puentes canal sobre río Tercero y sobre el río Cuarto, en La Carlota, y tres puentes internos, en Arroyito, Realicó y Catriló; entre otras obras.