El Estado retomará el control de rutas concesionadas

Cinco corredores viales serán los primeros que retornarán a la administración nacional, mientras que se auditará toda la obra concesionada por la anterior gestión.

“En manos de Vialidad vamos a poder cumplir de una manera mucho más eficiente el trabajo”.


El ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, anunció que el Gobierno inició una auditoría sobre obras “adjudicadas y paralizadas” durante la anterior administración estatal y anticipó que el Estado va a recuperar el control de cinco corredores viales y sus respectivos peajes, ya que el Estado “puede gerenciar lo público de una manera mucho más clara, eficiente e integral”.
Katopodis insistió: “Estamos convencidos de que en manos de Vialidad vamos a poder cumplir de una manera mucho más eficiente el trabajo”, y tras explicar que se auditará “cada una de las concesiones” vigentes, confirmó que “en los próximos 30, 60 y 90 días” se va a anunciar “la estatización del control” de algunos corredores.
Los tramos que recuperaría el Estado en esta primera etapa serían la Ruta Nacional 34, entre Santa Fe y Santiago del Estero; la RN 9, en esta última provincia; la RN 8, en Mercedes, San Luis; la RN 19, en Santo Tomé, Santa Fe, y la RN 188, en Pergamino, Buenos Aires, según explicó el funcionario en declaraciones a varios medios de prensa.
Al explicar los motivos de la decisión, el ministro puso énfasis en que “claramente no hay inversión ni mantenimiento” por parte de las compañías administradores de esos corredores nacionales, por lo que el Gobierno “puede gerenciar lo público de una manera mucho más clara, eficiente e integral”, dijo.
Precisó que el Estado “les paga un subsidio de 4.000 millones de pesos por año a muchas de estas empresas privadas que plantean que con el cobro del peaje no pueden hacer las obras necesarias. Es decir, además de cobrarles a cada uno de los automóviles que pasan por las barreras, el Estado les transfiere ese monto, en función de compensaciones que estamos revisando”.
Sostuvo que “hay empresas fantasmas que ganan concesiones y no tienen la capacidad de hacerse cargo de las obras, y venimos sufriendo el deterioro en las rutas en la Argentina, porque el gobierno pasado tiene muy poco para mostrar en materia de infraestructura”.
En ese sentido, agregó que “anunciaron 4.000 kilómetros de rutas seguras e hicieron cero; dijeron que iban a construir 2.800 kilómetros de autopistas e hicieron apenas 365; dinamitaron el Ministerio, que tiene deudas enormes con muchas empresas de la construcción y con gobernadores que traen todos los días ejemplos de viviendas, acueductos y rutas que están paralizadas, que en los últimos dos o tres años se han ido suspendiendo”.
Remarcó que la prioridad es “reactivar esas obras y, en paralelo, realizar una auditoría sobre todo lo que se ha hecho”, y aludió a irregularidades, como el caso de funcionarios de Vialidad Nacional “con sueldos de 180.000 pesos que antes cumplían roles gerenciales en las mismas empresas concesionarias de las rutas”.
Respecto de Vialidad, Katopodis consideró que “tiene que volver a ser de los trabajadores. Tenemos que acordar una agenda con los gobernadores y con los intendentes para garantizar que las obras sean y respondan a la realidad de cada localidad”.