Generar una experiencia exitosa

El desarrollo de un sorter en una planta logística, ubicada en la zona norte del Gran Buenos Aires, es una de las experiencias recogidas para el análisis por Cedol.

La necesidad de implantar un dispositivo de clasificación automática en una estructura basada en camas de rodillos, desviadores, lectores de códigos de barra, termo sellado de cajas y su agrupación en la zona de salida generó una de las experiencias que se registraron en la última publicación que realizó la Cámara Empresaria de Operadores Logísticos (Cedol).
El proyecto desarrollado en la planta de Transfarmaco SA de Tortuguitas quedó totalmente productivo y logró las metas fijadas a los 10 meses de haberse iniciado, según destacaron Pablo Lanzani, gerente del Área Tecnología de la Información y Comunicación (TIC) de la empresa, y Gerardo Montiel, jefe TIC, en el capítulo Experiencia en implementación de sorter de abastecimiento del libro Upgrade en sistemas y tecnologías en operaciones logísticas, que se distribuirá en el 10º Encuentro Cedol, el próximo 18 de abril, en el Goldencenter de Parque Norte.
Montiel explicó a Info Transporte & Logística que “el desarrollo que hemos hecho para este libro corresponde a la experiencia en implementación de sorter de abastecimiento, una herramienta dentro de lo que es la cadena”.
“La inquietud de afrontar este desafío partió de que queremos estar siempre innovando para dar soluciones a nuestros clientes, y fue uno de ellos el que fidelizó con este concepto. A partir de allí desarrollamos un proyecto con cuatro pilares”, agregó el jefe TIC de Transfarmaco.
El especialista agregó que uno de esos pilares “era justamente la fidelización del cliente para poder abordar este desarrollo; tener la posibilidad de hacer un buen análisis de un proveedor, tanto de infraestructura como de la parte lógica de la herramienta; afianzar a un proveedor del WMS, la herramienta que va a capturar todos los movimientos del sorter y nos va a permitir tener el control del desarrollo de la preparación de los pedidos, y tener un sistema alternativo, ante la posibilidad de que un implemento mecánico sufra algún tipo de alteración, para que los procesos no caigan”.
Consignó que “la unidad conceptual de esta herramienta es poder tener mejor calidad en la preparación, una mejor devolución de todos los recursos, tratando de ser más optimizados y apuntar a una tendencia al libre de error en la preparación”.
Recordó que a partir de eso “se generó el proyecto, se hizo el planteo, se hicieron los desarrollos lógicos, el montaje físico, las primeras pruebas. Se montaron diez peines, de los cuales hoy hay activos seis y quedan cuatro para cualquier tipo de desborde que haya, por cierres de mes o períodos de mayor demanda”.
Montiel celebró que “después de diez meses, que fue lo que llevó la implementación, hemos tenido éxito, porque lo que hemos programado está en producción y con un cliente satisfecho y otros que están interesados en este tipo de acciones”.