“Hay espacio para crecer y juntos vamos a encontrar la solución”

El nuevo presidente de Volvo Trucks & Buses Argentina cree en el potencial del país, mientras se enfoca en la red de concesionarios de la marca.

 El mercado está en baja, pero hay rubros en desarrollo. Se observa movimiento en nichos específicos.

 

La compañía de origen sueco anunció en julio pasado que Adriano Merigli había sido elegido presidente local de Trucks & Buses. En dos meses, el ejecutivo brasileño visitó a más de 100 clientes de variados rubros y en distintas localidades. Entre ellas, Mendoza, Rosario y Paraná. Esos encuentros con empresarios le marcaron una posible idiosincrasia del país al que llegó acompañado por su familia. “Me describieron a la Argentina como una montaña rusa, que cuando terminas la vuelta pides una más”, confesó.
Más allá de las circunstancias políticas y económicas, el directivo aclaró que la terminal siempre mira “para adelante”, ya que “hay espacio para crecer”. Con varios proyectos en danza, Merigli tiene en mente consolidar y aunar la calidad de los servicios de la red de la compañía. No duda del potencial de mercado local ni de las herramientas que tiene Volvo para generar buenos resultados, a pesar de los malos momentos que pueda atravesar el país.

 

¿Cómo ves la situación del sector desde tu llegada a la Argentina?
Es volátil por la situación económica. El mercado está en baja, pero hay rubros en desarrollo. Se observa movimiento en nichos como carga peligrosa, combustible y transporte internacional. Lo que está retrasada es la renovación de flota. Las unidades se están quedando un poco viejas. Debemos encontrar juntos la solución. Si nos quedamos llorando, no vamos a hacer nada. Nos estamos moviendo con clientes, concesionarios y empresas financieras. Hoy no se compra un camión sin una financiación.

 

En el caso de Volvo, ¿cuáles son esas herramientas?
Tenemos una financiación cross border y acuerdos con bancos locales. Si bien las tasas de interés se fueron para arriba, hacemos campañas de tasas subsidiadas y otras formas de pago a más corto plazo. Hoy está el interés de transformar los pesos en algún activo.

 

Los costos de posventa son cada vez más observados. ¿Qué dispone la marca para ese servicio?
El costo total de mantenimiento representa un ocho por ciento de la operación de un cliente, mientras que el combustible demanda un poco más de 30%. En ese sentido, hicimos varias acciones. Disminuimos los precios de los repuestos que tienen más rotación y logramos bajar este valor en un 15%, el último año. También creamos un plan a un costo fijo de largo plazo que permite planificar los costos ligados al mantenimiento.
Lanzamos una nueva Tecnología de Consumo Inteligente que demostró un ahorro de un 8,5% de combustible. Si sumamos los generados por nuestra política comercial de posventa a los ahorros en consumo de combustible, logramos bajar los costos operativos en un 5,5%.

 

¿En qué temas hará foco su gestión?
El objetivo es mantener el market share cada vez más alto y alcanzar el liderazgo en la línea de pesados. Es un desafío que miramos con mucha atención. El fortalecimiento de los concesionarios es un punto importante. Queremos una red con la misma calidad de servicios integrales, y la capacitación a los choferes es fundamental.

 

¿Qué están haciendo al respecto?
Tenemos varias líneas de trabajo, como las destinadas a los equipos de ventas o a clientes en forma totalmente gratuita. Se capacitaron 1.200 conductores de camiones y 152 conductores de buses, entre enero y agosto de este año. Volvo tiene dos instructores propios, más otros seis de la red de concesionarios. Esta área es de mayor relevancia cuando el mercado está en baja.Hay más tiempo para capacitar.

 

¿Cómo está afectando la crisis a la comercialización de buses?
Ese mercado cayó mucho, más del 60%. Contamos con un market share mayor al 12%. Pero estamos haciendo pasos importantes en líneas urbanas. A fin de año tendremos algo más concreto para la Ciudad de Buenos Aires. Además, en 2019 lanzamos nuevos sistemas para buses, como el de alerta de colisión frontal y el I-coaching.

 

Volvo es protagonista de avances tecnológicos para el transporte. ¿Qué es lo que se viene?
Contamos con todo tipo de tecnologías. En el mercado global, principalmente en Europa y Estados Unidos, se habla de camiones y buses eléctricos. En Latinoamérica no es un problema de producto, sino de infraestructura, como los puntos de carga. Es un tema que depende de muchos factores. Por otra parte, en Europa la marca posee unidades a gas. Debemos tener uno en el país. Pensamos hacer test de vehículos (camiones mayores a 16 toneladas) a GNL durante el próximo año.

 

¿La Argentina tiene la estructura necesaria para ese combustible?
No, y tampoco para un sistema de transporte eléctrico. Argentina deberá decidir qué línea tomará, de acuerdo a su matriz energética y su distribución. Para los dos modos no hay inversión.El mundo está mirando al eléctrico como su base tecnológica. Chile y Brasil ya optaron por ese camino. Volvo dispone de productos para ambos sistemas.