La recuperación brasileña

La CNT consignó la lenta recuperación del transporte en Brasil, luego de la crisis económica que afectó al país vecino.

El transporte refleja el estado de la economía del país, según destacó la Confederación Nacional del Transporte y Logística (CNT & Logistica) de Brasil, al difundir un estudio sobre el sector en el que se reflejó la creación de puestos de trabajo por parte de todas las modalidades durante el año pasado, luego de la crisis que afectó al país entre 2015 y 2017.
Brasil cuenta con casi 200.000 empresas de transporte, con cerca de dos millones y medio de empleos registrados. Durante la crisis, se perdieron 210.000 puestos formales de trabajo. Pero la situación tuvo una mejora en 2018, con la creación de 29.400 plazas. Esto llevó a una plantilla laboral de 2,34 millones a finales de 2018.
“El transporte refleja la economía. Transportamos lo que se produce en el país. La economía empieza a dar algunas señales de recuperación, pero sigue siendo mucho menos de lo que Brasil necesita. Sin embargo, esperamos que la situación del país mejore”, afirmó el presidente de CNT, Vander Costa.
De acuerdo con el estudio, 70% de los empleos del sector están en el transporte terrestre, y el carretero es el mayor empleador de ese modo. También es el segmento que más ha sufrido los impactos de la recesión. De 2015 a 2018, el flujo total de vehículos cayó, en promedio, 1,4% anual en las carreteras concesionadas, siendo que la retracción más significativa fue en los pesados, con 2,8% por año.
En el estado de Río de Janeiro, con la situación agravada por el robo de cargas, ha experimentado las mayores pérdidas en los volúmenes de transporte. El flujo de pesados en las carreteras cariocas cayó 6% por año, de 2015 a 2018.
El transporte ferroviario presentó un resultado positivo, con más de 500 millones de toneladas útiles y aumento de 5,7%, respecto de 2017. El transporte acuático tuvo un buen desempeño, con 1,12 mil millones de toneladas transportadas, pasando por puertos organizados y terminales de uso privado y un incremento de 2,9%.
El estudio de la CNT mostró, además, que el PIB (Producto Interno Bruto) del transporte (incluido almacenamiento y correos) creció en 2018, 2,2% respecto del año anterior, el doble del de la economía en general.
Sin embargo, la CNT consignó que “para que el volumen anual de servicios de transporte de cargas y pasajeros en Brasil retorne a los niveles pre-crisis, todavía es necesario un crecimiento de 7% de la producción”. En cuanto a la economía en general, para retornar al nivel de 2014, la producción de bienes y servicios en Brasil tiene que avanzar 4,8%, según el análisis de la Confederación.