Movilidad en cuatro patas

Un prototipo de transporte con ruedas montadas en sus extremidades, fue presentado por Hyndai para operar en terrenos complicados.

 

El Tiger X-1 será un vehículo compacto y operado de forma remota o por inteligencia artificial.


Hace dos años, en enero de 2019, la automotriz Hyundai presentó su primer vehículo sin ruedas, el Tiger (acróstico de Transforming Inteligent Ground Excursion Robot) que tenía cuatro patas que le permitían movilizarse por diferentes terrenos y que se parecía más a un autómata con forma de animal que a un transporte.
Esta semana, la empresa surcoreana dio un paso más con el concepto Tiger X-1, un utilitario no tripulado (UMV) eje de esta plataforma experimental diseñada para abordar terrenos difíciles en la Tierra (o en otros planetas), brindando a los operadores acceso remoto a entornos que de otro modo serían demasiado hostiles.

El Tiger X-1 será un vehículo compacto y operado de forma remota o, en el futuro, por inteligencia artificial (IA) y capaz de abordar obstáculos que la mayoría de los vehículos tradicionales no estarían capacitados para superar; y también puede “caminar” con sus ruedas bloqueadas en el extremo de sus patas articuladas extendidas.
Según Hyundai, el sistema Tiger será una plataforma de “movilidad”, que podría dar cierto grado de movilidad en espacios remotos, como apoyo logístico u otras funciones secundarias, ya que es una versión reducida de la plataforma Elevate, que empleó el mismo concepto básico de facilidad para desplazarse en una escala destinada a pasajeros y carga, mientras que el Tiger X-1, es apenas un poco más grande que una valija de mano.
Ambos proyectos los impulsó John Suh, vicepresidente y director del estudio New Horizons de Hyundai, con sede en Mountain View, California, que está a cargo del desarrollo de UMV, basándose investigaciones de Silicon Valley y otros centros de innovación, incluido el Centro de Diseño Robótico-Aumentado en Experiencias Vivientes (Cradle) de la empresa surcoreana.
Un sistema como TIGER podría tener numerosas aplicaciones, desde simples tareas de entrega hasta exploración y mantenimiento de equipos en ubicaciones remotas, por eso será que se parezca mucho a un buggy lunar.
Hyundai está bastante abierto a explorar cualquier uso que los clientes, desde la logística empresarial hasta el apoyo a la investigación o las aplicaciones militares. Por ahora, sigue siendo un proyecto exploratorio en lugar de un producto con futuro garantizado.