Por una ciudad limpia

Con nueva tecnología y una flota Scania en la ciudad de Buenos Aires, Cliba ha establecido un nuevo estándar para el manejo de residuos en América Latina.


Con una superficie de 202 kilómetros cuadrados y aproximadamente tres millones de habitantes, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires ha organizado su recolección en siete regiones geográficas y la empresa de higiene urbana Cliba fue asignada para limpiar las calles de la Zona 2, que incluye los barrios de Colegiales, Núñez, Belgrano, Palermo y Recoleta.
La zona tiene más de 800,000 habitantes y produce 368 millones de kilogramos de desechos por año. Alexandros Polijronopulos, gerente de Ingeniería de Benito Roggio Ambiental, compañía dueña de Cliba, describió el proceso en el que Cliba recibió el contrato de 10 años para la Zona 2, y señaló que “un requisito previo era que toda la recolección de residuos debía hacerse con equipamiento de recolección automatizado”.

Polijronopulos agregó que también tenían que tener “equipos que minimizaran los gastos de mantenimiento y proporcionaran una ventaja competitiva. Se llevaron a cabo reuniones con las principales compañías de camiones, y Scania presentó la solución más profesional en términos de tecnología y servicios, incluso más allá de su responsabilidad específica”.
“Scania brindó asistencia técnica, económica y financiera para inclinar la decisión de compra en su dirección”, afirmó y añadió que la elección “estuvo influenciada por el prestigio de su marca y su solidez en materia de servicio”.
Anteriormente, Cliba utilizaba tres métodos de recolección de basura: el método manual, con recolectores levantando bolsas de la acera, el de contenerización con carga trasera y un tercero de contenerización con carga lateral. Pero la alianza con Scania brindó la posibilidad de concretar uno de los proyectos de la empresa referente en higiene urbana: la implementación del sistema de recolección bilateral.
Este sistema cuenta con una grúa con brazo robótico que se extiende hasta los contenedores, pudiendo levantarlos y vaciarlos desde ambos lados del camión, importante en las muchas calles angostas y unidireccionales. Después de vaciarse, los contenedores se devuelven al mismo punto en que estaban.
Guillermo Virano, gerente de contrato de Cliba en Buenos Aires, dijo: “Necesitamos socios que puedan suministrarnos soluciones nuevas y mucho más tecnológicas. Ahora tenemos una excelente asociación con Scania, porque pueden proporcionar exactamente los vehículos y soluciones más modernos para estas operaciones de alta complejidad”.
La solución incluyó que Scania Argentina haya capacitado a más de 200 empleados, incluidos supervisores, conductores y personal de servicio.