Más carga aérea en Latinoamérica

El crecimiento de la carga aérea en la región tuvo un incremento, aunque a nivel mundial fue el ciclo en que más se redujo a 22 meses, al finalizar el ciclo de reposición.

Las aerolíneas latinoamericanas registraron un crecimiento de la carga aérea de 15,5%, en marzo en comparación con igual mes del año anterior, mientras que el incremento internacional fue de 1,7% en el interanual, medida en toneladas por tonelada (FTK); según datos de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA).
De acuerdo con la entidad que nuclea a 280 aerolíneas que comprenden el 83% del tráfico aéreo mundial, Latinoamérica fue la única región que mejoró su desempeño en comparación con febrero de 2018.
IATA celebró que “los volúmenes de carga en la región se han recuperado en los últimos 18 meses, en parte debido al mejor desempeño de la economía brasileña”.
En cuanto al 1,7% de aumento de marzo en la carga aérea, IATA sostuvo que esto “fue cinco puntos porcentuales más bajo que el resultado de febrero y el ritmo más lento de crecimiento en 22 meses”.
El aumento interanual de la capacidad, medido en toneladas de carga por kilómetro disponible (AFTK), cayó a 4,4% en comparación con el 6,3% de febrero. Esta fue la primera vez en 20 meses, sin embargo, que la capacidad anual aumentó más rápido que la demanda.
Según IATA “la fuerte desaceleración del crecimiento se debe principalmente al final del ciclo de reabastecimiento, durante el cual las empresas aumentaron rápidamente su inventario para satisfacer una demanda inesperadamente alta. Un debilitamiento del comercio global también es evidente”.
Alexandre de Juniac, director general y CEO de IATA, consideró que “es normal que el crecimiento se desacelere al final de un ciclo de reabastecimiento. Eso claramente ha sucedido. Mirando hacia el futuro seguimos siendo optimistas de que la demanda de carga aérea crecerá un 4-5% este año”.
El directivo reconoció que “obviamente hay algunos obstáculos. Los precios del petróleo han subido fuertemente. El mayor daño podría ser político. La implementación de medidas proteccionistas sería un objetivo propio para todos los involucrados, especialmente Estados Unidos y China”.