Buses híbridos de Volvo

La empresa responsable del transporte público de la capital belga (STIB-MIVB) incorporó electromovilidad en sus recorridos.

 

La compra de 128 buses híbridos Volvo 7900 se llevó a cabo en el marco de un acuerdo firmado en 2018 entre Volvo Buses y STIB-MIVB, la empresa operadora del transporte público de Bruselas. Desde entonces, fueron entregados 110 vehículos para la red de transporte. El nuevo lote de 128 se entregará en 2021 para convertir gradualmente toda la flota a propulsión eléctrica.
“Es muy inspirador que Bruselas y STIB-MIVB continúen desarrollando un sistema de transporte público sostenible, incluso en estos tiempos difíciles. La sostenibilidad seguirá ocupando un lugar destacado en la agenda para las ciudades que continúan mejorando”, dijo Håkan Agnevall, presidente de Volvo Buses.
Renaud de Saint Moulin, vicepresidente senior de sistemas de transporte de STIB-MIVB, explicó que “la red de buses en Bruselas se está desarrollando rápidamente a lo largo de dos ejes complementarios: la transición energética y un importante rediseño de nuestras rutas para aumentar la oferta de transporte público en casi un 30% en unos pocos meses. La flota híbrida de Volvo es un componente fundamental que nos permite estar a la altura de este doble desafío”.
El Volvo 7900 Hybrid es propulsado completamente por electricidad, de manera silenciosa y libre de emisiones desde la parada hasta 20 kilómetros por hora.
A velocidades más altas, un pequeño motor Diesel se activa automáticamente. Las baterías del autobús se cargan a través de la energía recuperada durante el frenado, por lo que no se requiere infraestructura de carga. El consumo de combustible y las emisiones de CO2 son entre 25 y 40 por ciento más bajas que en un autobús Diesel tradicional. En cuanto a las emisiones de partículas y óxido de nitrógeno, la reducción es de 50 por ciento.