Dos Conductoras

Scania y la FPT concluyeron el segundo curso de conducción profesional de camiones para mujeres. Dos de ellas explicaron su experiencia.

 

Todas superaron el curso con honores. Entre ellas estuvieron Estefanía Gómez Alfaro y Selva Sánchez.


Con el objetivo de convertirse en choferes profesionales de autotransporte de carga, 12 mujeres oriundas de distintas provincias del país, como Mendoza, Santa Fe, Río Negro, Tucumán, Buenos Aires y Neuquén participaron de la segunda edición del programa “Conductoras” que desarrolló Scania, junto a la Fundación Profesional para el Transporte (FPT) de la Federación de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac).
Las 12 participantes recibieron formación on line en sus lugares de origen y luego llegaron a Buenos Aires, donde utilizaron simuladores y camiones escuela en la pista de manejo y playa de maniobras que la FPT tiene en la localidad de Escobar. Todas superaron el curso con honores. Entre ellas estuvieron Estefanía Gómez Alfaro y Selva Sánchez.
Gómez Alfaro recordó: “Mi papá y mi hermano son camioneros, conozco el ambiente desde chica cuando viajaba con mi papá. Un día, almorzando con mi marido, le comenté la idea de ser camionera y él me alentó. Ahí, comencé a indagar y apareció el programa Conductoras de Scania”.
“En una semana resolví todo lo de los papeles y me anoté. En ese momento trabajaba en hotelería y renuncié cuando me avisaron que había quedado preseleccionada, para poder viajar, porque era una gran oportunidad para mí. Mi papá estaba feliz y orgulloso de ver a su hija hacer lo mismo que a él lo apasionaba, que era el camión”, añadió esta mendocina de 30 años.
Reconoció que “en las estaciones de servicios faltan baños para mujeres. Deberían crearse lugares para que las mujeres puedan sentirse cómodas” y consignó que “la mujer puede tener mayor precisión en el manejo, más paciencia, más tranquilidad. Pero no puedo ver bien en la profesión, diferencias entre la mujer y el hombre”. 
“Me encantó la práctica con Scania, como la capacitación en teoría en la FPT. Fue una linda experiencia”, dijo y añadió: “Mis amigas están felices de que esté haciendo algo que me gusta y yo les diría a otras mujeres que les guste el camión que se anoten en los próximos programas de Conductoras, porque es único y la experiencia es fascinante. No tengan miedos ni prejuicios”
Finalmente, indicó que está tramitando la ampliación de la licencia profesional en el Municipio de Luján de Cuyo, para buscar trabajo. “Me gustaría hacer viajes de corta distancia, internos acá en Mendoza o provincias cercanas. Si bien no tengo hijos todavía no me gustaría ausentarme mucho, recuerdo cuando mi papá viajaba y estaba mucho tiempo lejos”.

 

Selva Sánchez
Por su parte, Sánchez explicó: “Soy bombera voluntaria y comencé a tener relación con los camiones en las intervenciones. Quise hacer el registro profesional, un día en internet apareció la publicidad del programa Conductoras de Scania y me inscribí sin dudarlo”.
“En el curso hubo un montón de cosas importantes, pero lo fundamental es la calidad humana, tanto de la empresa Scania, como de la Fundación, más allá de la excelencia de los contenidos y la capacitación”, agregó.
Esta bombera voluntaria de 31 años de Florencio Varela destacó: “Hoy, me veo con una cantidad de conocimientos, de contenidos y de información que me permitirían desarrollarme en cualquier circunstancia. También, me dio la seguridad de poder circular tranquila”.
Puso el énfasis en que “en cualquier tipo de trabajo, todo tiene más que ver con las personas que con el género. Creo que todos podemos hacer cualquier actividad, algunos deberemos recurrir más al ingenio que a la fuerza, pero es buscarle la vuelta y todos podemos realizar este tipo de trabajo“.
La flamante conductor sostuvo que tendrán que “circular e ir rompiendo estas limitaciones, que se van a ir superando a medida que nosotras vayamos ocupando este ámbito”.
“Cuando comencé el curso, pensaba incorporarlo como un punto más en mi currículum, pero después descubrí un mundo nuevo que me resulta absolutamente interesante y en este momento estoy buscando trabajo en este rubro”.
“Mi pareja me apoyó un montón desde el día uno en que decidí hacer el curso. Mis amigas me dicen que las motivo a animarse a hacer cosas que no se animaban. En general, he recibido un gran apoyo de mi círculo.
El mensaje es animarse a hacer lo que uno desea, sin importar el género ni el estado que tenga cada uno, sin condicionamiento”, concluyó.